jueves, 3 de febrero de 2011

Ella, joven, soñadora.

Y desde ese día en adelante, ella se levantaba cada mañana y suspirando se recogía su larga melena, buscaba su foto y la miraba soñadora. Sonreía y acariciaba la suave superficie del papel, en el que se encontraban impresas aquellas facciones que ella tanto amaba. Se la acercaba a la cara y lentamente le besaba, con cariño, como si fuera su piel. Luego dejaba la foto y se reía dulcemente, como una niñita pequeña cuando le dan una muñeca, feliz de tener lo que tanto quería.

A.

1 comentario:

  1. Te quiero Ana Mañá Blanco, y siento lo de hoy. Hazme caso.

    ResponderEliminar